Otros temas

DIY: Figuras del Belén con material escolar

Pensaréis que soy una madre entregada que se mete en todos los fregados del AMPA y compañía. Pero nada más lejos de la realidad. Yo soy de meterme en ciertos charcos por iniciativa propia. Así, sin más. Me pasó el año pasado. Y se ve que no aprendo.

Os pongo en antecedentes: En la guarde del mayor, para celebrar la “fiesta del otoño”, pidieron a las familias que quisiésemos participar, podíamos llevar un bizcocho típico del otoño… Y ahí me tenéis, buceando por Google, buscando recetas. Encontré una de calabaza y ni corta ni perezosa, hice mi bizcocho y lo presenté… 50 bizcochos de todas las formas y sabores se presentaron. Evidentemente, no gané, pero “lo importante es participar“. Nota: el bizcocho salió medio decente, pero la experiencia no me ha llevado a repetir.

Menos mal que para el disfraz de la obra de fin de curso, las profes se ofrecieron a hacerlo ellas y que nosotros lo pagásemos… si no, creo que aún estaría recortando, cosiendo y pegando.

Este año, la culpable ha sido una circular del AMPA del colegio. Proponían hacer un Belén, con material escolar, que posteriormente se donará. También se podía hacer una aportación de material escolar sin necesidad de hacer ninguna figura para el Belén. Pero, yo soy como soy y me metí en el charco grande, en el de hacer la figura del belén con material escolar y no sólo una figura, voy y me presento voluntaria para hacer ¡DOS! (Un aguador y un carpintero)

Pero, a ver, alma de cántaro, que tus habilidades manualísticas están un poco (mucho) oxidadas, que en tu vida has trabajado con goma eva y tu imaginación da hasta donde da… ¿dónde vas?” me decía mi Pepito Grillo interior. Menos mal que existe Google. Una vez más, me veo buceando por internet a ver cómo salgo de ésta. Porque claro, ya me he presentado voluntaria a hacer dos figuras y lo de “una retirada a tiempo es una victoria” me parece de cobardes…

Mientras pasan los días y yo sigo buceando (casi ahogándome), mis compañeras de Whatsapp (porque tenemos un grupo de madres – ningún padre se mete en estos charcos-) ya van compartiendo sus habilidades y sus pequeñas obras de arte. Hay que ver qué artistas y qué juego da el material escolar y yo calladita, sin decir ni mu, porque no había ni empezado. Seguía buceando por Google, pero Google tampoco era de gran ayuda. Yo buscaba patrones, para hacer capas, brazos, ideas en general y Google me devolvía resultados de patrones de ganchillo. En honor a la verdad, las fotos que mandaban las otras mamás me han ayudado para poder hacer mis personajes belenísticos.

Resumiendo. Me fui al chino, compré material escolar (lápices de colores, sacapuntas, goma eva de 6 colores diferentes, pegamento, cordel) y con una hoja de papel me fui haciendo mis propias plantillas: para las capas/túnicas, los brazos, las cabezas… y con un lápiz y tijeras me puse a trabajar. Y a pegar… Al utilizar cola, tenía que dejar pasar un tiempo prudencial para que aquello pegase bien, así que pegaba por la noche y hasta el día siguiente no retomaba la tarea.

 

Debo decir que yo para las manualidades soy muy torpe. Mis dedos se transforman en patas de elefante a la hora de manejar objetos pequeños, si uso pegamento o similar, me voy pegando con todo, cuando corto voy con miedo por si me quedo corta,… de ahí mi necesidad de contar con una plantilla.

Os cuento los pasos que he ido dando para crear mis pesonajes:

1.- Compré una caja de 24 lápices de colores y los dividí en dos grupos, para formar el tronco de los personajes. Para sujetarlos, usé una goma elástica y la tapé con cordel.

2.- Con un folio de papel, fui dando forma a las capas y a lo que iba a ser la cabeza, que iba a tapar las puntas de los lápices. También con papel, hice la plantilla de lo que serían los cubos de agua del aguador, que llevaban dos borradores.

3.- Con un cordel, fui tomando medidas para el asa de los cubos y el que pasa por encima de los hombros.

De esta manera, para el aguador ya lo tenía casi todo.

Pasos previos para la creación del aguador.

4.- Para el carpintero, diseñé unos brazos y con un trozo de palito de madera (de los que sirven para remover el café) y un sacapuntas, hice un martillo. Con más palitos, hice una mesa de trabajo, que se sujetaba con un fastener. No estaba segura que los brazos de goma eva pudiesen sujetar bien el sacapuntas, pero conseguí encontrar el punto de contrapeso.

5.- Para las caras de las figuras, compré unos ojos en el chino y la boca la dibujé con un rotulador indeleble, previamente marcada con un lápiz.

El resultado lo definiría como pasable, desde luego es mejorable. Para ser mi primera intentona no lo veo mal.

        El aguador                                      El carpintero           

¿Os habéis presentado voluntarios para hacer actividades de este tipo en el cole de vuestros peques? ¿Qué tal se os dan las manualidades?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s