Bebé prematuro

¿Cómo es mi maternidad?

wishing you a very (1)

Hace unos días, mami.marciana me nominó para contestar una preguntas en Instagram sobre mi maternidad. Aquí os dejo mis respuestas y espero que disfrutéis mucho con la lectura, como yo respondiendo.

  1. ¿Tardaste mucho en quedarte embarazada?

No. Ninguna de las dos veces desde que tomamos la decisión de ser padres.

  1. ¿Cómo te enteraste de que habíais “dado en el clavo”?

Con el mayor, empecé a sospechar porque me dolía el pecho y la tripa cuando me ponía boca abajo. Un retraso en la regla, que soy muy regular, fue la segunda pista. La definitiva fue el test de embarazo.

Con el segundo, los síntomas fueron parecidos, así que me hice el test de embarazo para confirmar las sospechas. Jejeje

Por supuesto, varias semanas más tarde, nos lo confirmaron con una eco en ambos casos.

  1. ¿Lo comunicaste a tu entorno de alguna forma especial?

Pues no. Yo soy muy poco creativa, así que ni fotos de ecos ni nada raro. Lo único que como me enteré que estaba embarazada (en ambos casos) cerca de las navidades lo conté por el tema de las restricciones a la hora de comer ciertos alimentos.

  1. ¿Leíste algún libro/blog/web durante el embarazo que te ayudara a documentarte?

Mucho, leí muchísimo. Hasta me regalaron el famoso “Qué esperar cuando estás esperando”. Tenía una app en el móvil que me decía semanalmente lo que se suponía que medía y pesaba el bebé y su equivalencia en frutas o verduras.

  1. ¿Querías niño o niña?

Con el mayor, al ser el primero, nos daba un poco igual. Que viniese bien. Con el segundo, me venía bien tanto si era niña, porque así teníamos la parejita, como si era niño, porque sería un buen compañero de juegos para el mayor. Tengo dos niños y estoy encantada.

  1. ¿Qué fue lo que más te gustó de estar embarazada?, ¿y lo que menos?

Tuve dos embarazos muy diferentes. Con el mayor tuve un embarazo de libro, todo fue según lo previsto. Además, estuve muy bien todo el embarazo, ni ascos ni nauseas ni nada. Con el segundo, las cosas se torcieron a partir de la semana 25 cuando detectaron que no estaba creciendo ni cogiendo peso como debía, así que estaba permanentemente preocupada y no disfruté plenamente de lo que quedó de embarazo.

Lo que menos me gustó de los embarazos era que no podía comer jamón. Luego me desquité después del parto.

  1. ¿Tuviste antojos raros?

No. Ninguno. Lo único que al pasar por delante de una tienda de embutidos ibéricos siempre me apetecía. Ahora cuando paso por delante de esa tienda, ya no me apetece tanto, pero siempre le digo a mi marido que tenemos pendiente comernos un bocata de ahí.

  1. ¿Te dio por comer algo en exceso?

Nada, además yo tengo tendencia a engordar sin estar embarazada. Así que durante los embarazos me tuvieron muy controlada para no coger peso de más.

  1. ¿Le cogiste manía/asco a alguien/algo durante el embarazo?

Tampoco. Nada.

  1. ¿Tenías claro el nombre que ibas a ponerle?

Con el mayor, teníamos varias condiciones: que no se llamase alguien igual en ambas familias, que fuese corto o que no se pudiese abreviar. Con el segundo, estuvimos dudando entre dos nombres: el del padre y Pablo. Al final, nos decidimos por el del padre, pero resulta que al nacer el pequeño en circunstancias tan difícil el día de San Pedro y San Pablo, le terminamos llamando Pablo. En el registro, está inscrito con el de Pablo y el del padre de segundo.

  1. ¿Parto natural o cesárea?

El del mayor fue parto natural. Llegué con la bolsa rota, me tuvieron ingresada la noche anterior por si se desencadenaba el parto, pero como no fue así a las 7 a.m. me llevaron a dilatación y a las 3 tenía al bebé en brazos.

Con el pequeño, todo fue más precipitado, porque estaba empezando a dar señales de sufrimiento fetal, así que ingresé  la tarde de antes y cesárea de urgencia por la mañana.

  1. ¿Qué fue lo peor de tu postparto?

Del mayor, la episiotomía y la lactancia. Porque todas nos sabemos la teoría, pero luego la práctica es otro cantar.

Del pequeño, la cicatriz de la cesárea y los dos meses y medio que estuvo en neonatos.

  1. ¿Lactancia materna exclusiva, mixta o artificial?

Mis hijos han sido de lactancia mixta. Yo les he dado el pecho hasta los 5 meses. En el caso del mayor, a partir de que empezó con los biberones de cereales sin gluten y en el caso del pequeño la lactancia fue complicada, porque al estar ingresado  yo me sacaba la leche y se la daban por sonda primero y en biberón más adelante. Al usar sacaleches esos meses, la lactancia no se estableció debidamente y la producción era justita. Un sacaleches nunca chupará igual que lo hace un bebé.

  1. ¿Cuna o colecho?

Cuna, los dos y desde el principio. Bueno, y en el caso del pequeño, incubadora.

  1. ¿Cuál es tu momento preferido del día ahora que eres madre?

Cuando se duermen, jajajaja. Cuando llego a casa de trabajar, que me reciben con sus sonrisas.

  1. ¿Qué cosas compraste/te regalaron que al final no has usado?

Un cojín de lactancia… de esos que son como almohadas grandes de cama de matrimonio. Me lo prestaron durante el embarazo y no me apañaba, así que lo devolví. Luego usé un peluche de Ikea, que es un cocodrilo, con el que me apañaba mucho mejor

  1. ¿Qué dijiste que no harías cuando fueses madre y has acabado haciéndolo?

Ufff… no se… creo que  nunca dije yo esto o aquello no lo haré…

  1. ¿Qué es lo que más echas de menos de tu época sin hijos?

¡Viajar!

  1. ¿Que no repetirías o rectificarías si tuvieses otro hijo?

A ver no voy a decir que lo esté haciendo perfecto con los dos, pero creo que más que rectificar lo que haces es ir adaptándote a las circunstancias. Porque no es lo mismo ser madre de uno, al que te dedicas casi en exclusiva, que ser madre de dos o de tres, que ya te tienes que dividir.

  1. ¿Qué crees que es lo más difícil hoy en día de ser madre?

No poder estar con ellos todo el tiempo que me gustaría.

  1. Guardería, ¿sí o no?

Nosotros hemos pasado por tres fases. Han estado conmigo en casa y les ha cuidado una persona, cuando yo me he reincorporado. El mayor ha ido un curso a la guarde y el pequeño va a empezar en la guarde este septiembre. Yo creo que las guarderías son necesarias. No son la panacea, pero de alguna manera tenemos que conciliar, porque no todos podemos permitirnos dejar de trabajar para cuidar de nuestros niños.

  1. Y, la última! ¿repetirías? 

Me encantaría, pero no estoy segura. Estamos encantados con nuestros dos pimpollos, pero no creo que vayamos a por la niña.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s