Otros temas

Un día en la nieve

Hace 10 días, mi marido tenía un par de días libres. Al principio, pensamos en aprovechar y hacer una escapada por la Península, pero como no iba a hacer buen tiempo decidimos dejar la escapada para más adelante y aprovechar esos dos días libres en alguna otra cosa que tuviésemos pendiente y que por falta de tiempo no podemos hacer, así que pensamos que sería buena idea… ¡ir a la nieve!

En Madrid no era festivo ni laboral ni escolar, con lo cual la sierra de Madrid era el mejor de los destinos, ya que pensamos que no estaría tan llena de gente como un fin de semana normal. Además, el viaje en coche no es pesado, apenas hora y media desde casa. Ideal para que los niños no se cansen de coche. Bueno, el pequeño en cuanto arranca el coche se duerme, así que le da un poco igual que el viaje sea largo o corto. Con el mayor, íbamos cantando canciones infantiles, o jugando a ver qué cosas veíamos por la ventanilla, los colores,…

20170227_114200

Otro tema a tener en cuenta cuando vas a la nieve con niños es la indumentaria. Nosotros no íbamos con la idea de esquiar, eso para más adelante. Simplemente, queríamos que los niños pisasen nieve, experimentasen, disfrutasen tirándose por la nieve… así que preparé una muda completa para el mayor (calcetines, camiseta, pantalón… hasta otro par de zapatos). El pequeño, al ir en brazos, no necesitaba nada extra. Iba bien pertrechado con su buzo.

Cuando pasábamos por el Puerto de Navacerrada el termómetro marcaba -1.5º C, pero cuando bajamos en Cotos, el viento hacía que la sensación térmica fuese inferior. Lo primero que hicimos fue abrigarnos bien: guantes, gorro,… el mayor lo veía como un juego, el pequeño detesta ir muy abrigado así que se quejó un poco cuando le pusimos el mono.

El mayor no hacía más que gritar: ¡Nieve!, ¡nieve!…  con su padre (experto montañero) de la mano iba recorriendo pasito a pasito algunos metros por el puerto de Cotos, quería coger la nieve, pero con los guantes se le escapaba, quería tirarse al suelo y resbalar por la pendiente como veía hacer a otros niños (Nota mental: para la próxima vez, llevar un trineo o similar para tirarse por la nieve), quería coger piñas, hacer un muñeco….

20170227_114117

Desde Cotos nos acercamos a la cercana estación de esquí de Valdesquí. Allí, al haber más nieve, el mayor lo disfrutó casi más. El pequeño se nos durmió en el trayecto de Cotos a Valdesquí (sí, en 3,5 km, se quedó dormido), así que esta vez no le sacamos del coche. Allí, el mayor, con la ayuda de papá, sí que pudo hacer un mini muñeco de nieve y le dejamos tirarse por la nieve. Lo disfrutó muchísimo  y nosotros con él. Además, como véis, nos hizo un día espectacular. Una experiencia para repetir.

Y vosotros, ¿habéis estado en la nieve? ¿Qué tal la experiencia? Contadnos!

 

 

Anuncios

1 thought on “Un día en la nieve”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s